Dafne se metió entre los brazos de su madre y lloró allí como buscando consuelo.
Eran las tres de la tarde y su mamá le había estado preparando un pastel para festejar su cumpleaños.
-¡Dafne!, ¿qué pasa?, ¿por qué lloras?, le preguntó su madre.
La pequeña seguía llorando con un llanto quedito aguantado desde la escuela.
Su madre le acarició el cabello y, con un gesto de benevolencia, le volvió a insistir para que expresara su congoja.
Finalmente, Dafne le replicó:
-¿Por qué nunca me has dicho qué significa mi nombre? ¡La maestra me preguntó y no supe qué decir!…

Esta pequeña historia pareciera ser un acontecimiento bastante simple e insignificante. Sin embargo, engloba una enseñanza perspicaz: así como la niña llora por no saber su nombre, es decir su identidad, así también cualquier sociedad que ignore su contexto y orígenes gemirá de dolor al verse perdida al paso de la historia.

A continuación coloco, de manera sencilla, el significado de la palabra “Ucareo”. Deseo que todo ucarense la esculpa en su legado de conocimientos.

 

El significado

El nombre de Ucareo ha sido objeto de varias interpretaciones. Irineo Heredia en su libro Ucareo, época prehispánica. El convento agustino, propone varios significados para este vocablo, uno de los cuales es “lugar de ucuares”. El ucuar es una liliácea de donde se extrae la valeriana. Otro sigificado es “en la obra”. Estas dos acepciones aparecen también en la crónica American Thebaida de fray Matías de Escobar.

La tercera interpretación de Heredia es “yerba de gato”, y una cuarta señala que la palabra viene del purépecha “hucarani” que quiere decir “fructifican los árboles”. De manera similar, el historiador Leonel Meza González en su tesis La secularización de la Doctrina de Ucareo: 1758-1787 propone “lugar de frutas” como significado de la palabra Ucareo.

Heredia también señala que es muy probable que en tiempos prehispánicos se diera el nombre de Ucareo a toda la región, ya que el ucuar se produce en tierras húmedas y el pueblo está situado en suelo seco. Esta es la manera en que los cronistas agustinos se refieren en sus obras al vocablo Ucareo. Lo definen como un sitio en un monte muy provechoso en maderas y tejamanil, que tiene una mina de piedra de azufre y hierbas salutíferas. Se señala que no tenía aguas arriba, pero abajo, hace ríos hacia Zinapécuaro, Santa Clara y otras fuentes.

En esas crónicas se incluye a Siritzécuaro dentro de la región de Ucareo. Fray Matías de Escobar apunta que los límites de Ucareo llegaban hasta Maravatío y Tlalpujahua.

 

Fuente: SOTO NÚÑEZ, Sergio, Ucareo. Cuna de la Provincia Agustina de Michoacán, México, 2007, págs. 11-12.

 

Descarga el archivo completo en word