Recopilador: José López

Fray Matías de Escobar, en su crónica agustiniana, capítulo LVII, De la fundación del octavo convento de esta mechoacana thebaida, denominado San Agustín de Ucareo, nos refiere que este convento lo fundó en 1555, el padre fray Juan de Utrera y que él mismo lo dirigió y construyó como arquitecto durante la segunda mitad del siglo XVI, quedando aquí sepultado a su muerte.

La noble fachada del templo, sólo alterada en su remate por el añadido reloj, se emparenta en su composición con la no lejana de Charo, Michoacán. Sólo que ésta última muestra rasgos manieristas y una mayor abundancia decorativa tanto en ornamentos como en escultura, mientras que la de Ucareo es más austera y rigurosamente clasicista.

Al templo de San Agustín se le considera como uno de los mejores ejemplos de estilo renacentista en Michoacán, si no es que el más notable.

El preciso esquema de dos cuerpos y un remate se concreta con los puros elementos arquitectónicos y sólo en lo alto se alojan algunos emblemas agustinos en bajo relieve. El corazón flechado, escudo agustino, va dentro del cuerpo de remate, en tanto que arriba surgen del paramento pétreo, la mitra, el báculo y el libro, que son simbólicos del sabio y santo obispo de Hipona, doctor de la Iglesia, fundador de la orden agustina y patrono de este templo.