Uno de los aspectos que más caracterizan al pueblo de  Ucareo, Michoacán, es su diversidad natural y cultural. La expresión de esta diversidad se ve manifestada con mucha razón en un amplio abanico de posibilidades que existen, todas ellas desplegadas, en el muestrario presentado en su tradicional «Feria de la Pera».

Las tierras de este pueblo, al igual que otras zonas geográficas de Michoacán, poseen una amplia gama de tipificado en corteza terrestre, así como diversos climas y microclimas. En este contexto no está demás señalar que la fauna y vegetación varían de acuerdo a las cualidades y propiedades del suelo.

La mayor parte de los habitantes de Ucareo se beneficia de las producciones frutícolas, lo que influye definitivamente en la organización social, las actividades económicas y vías de comunicación. En este sentido, los elementos agrícolas y el comercio de frutos hacen que su matriz sociocultural sea percibida con mayor nitidez.

Se considera que los espacios físicos en los que imprimen su acción laboral los ucarenses, tienen mucho potencial económico. Sin embargo, los agricultores, en su lucha cotidiana por arrancarle los frutos a la tierra, se han ido enfrentando a una serie de problemas y dificultades, teniendo por consecuencia que día a día se abandonen las tierras de cultivo. Este fenómeno debe mover a las autoridades a una revalorización y actuación inmediata para atajar este problema. Pues aunque muchas ocasiones se realicen diversos proyectos y se brinde apoyo por parte del gobierno, hacen falta, aún, mayores oportunidades para los habitantes del lugar.

El rol de domesticación y conservación de los recursos fitogenéticos (recursos de origen vegetal, así como su material reproductivo) que viene dado como herencia desde la época prehispánica, se han valorado muy poco por los estudiosos de la agronomía. Incluso, en mucho de los casos, se han considerado a los procesos tradicionales de producción como tipos de sistemas anticuados.

Pero más allá de esto, una de las ventajas que ofrece la región de Ucareo, es el sistema de producción orgánica, que se distingue de procedimientos utilizados en otras regiones  y que provocan una preocupante erosión genética, tanto en especies cultivadas como en las silvestres. La variedad de productos en diferentes volúmenes y diferentes temporadas del año que se producen en Ucareo rebasan en calidad a aquellos productos que vienen afectados por un alto índice de químicos.

Ahora bien, mayores alternativas productivas y de ingresos se lograrían si se brindaran por parte del gobierno nuevas opciones de comercio. Y aún mejor sería si se buscara contrarrestar algunos problemas adicionales como la tala irracional y los incendios que degradan rápidamente la vegetación y el clima, como también la difícil situación creada por la rudeza de políticas de comercio del país que hacen que los productos nacionales sean desplazados y sustituidos por aquellos que se importan, sobre todo de los EUA. Esto disminuiría las preocupaciones de los agricultores, que mucho tienen ya con la irrupción de eventos extremos como heladas, granizos y sequías.

La actividad agrícola de los pobladores de Ucareo se enfrenta hoy día a varios desafíos, sobre todo en lo que se refiere a la sostenibilidad, tanto económica, como social y ambiental, así como a la exploración y conocimiento de nuevas variedades de plantas, el desarrollo de productos novedosos y la búsqueda de una seguridad en la calidad de los productos resultantes de la actividad agrícola.

Hasta ahora, la ayuda gubernamental brindada no es suficiente para formalizar un modelo de desarrollo que promueva la integración de actividades y proyectos sustantivos para la producción, conservación y gestión de los recursos:

  • Es necesario diseñar políticas y líneas operativas agropecuarias que contemplen la diversificación productiva y el apoyo a la comunidad, así como a las organizaciones de agricultores para que continúen desarrollando genotipos localmente adaptados.
  • Se requiere el desarrollo de estrategias para valorizar los recursos fitogenéticos, a través del impulso y promoción de nuevos productos, de la producción de alimentos de calidad, del estudio de sus propiedades nutracéuticas, del desarrollo de sellos de calidad y denominaciones de origen.
  • Urge incentivar el ámbito académico y de investigación para el desarrollo de metodologías en las actividades de pre-mejoramiento.
  • Se debe buscar el apoyo y la creación de nuevos mercados especializados y la promoción de ferias para el intercambio de productos y saberes, así como la interacción con los mercados de productos orgánicos que incorporen a sus filas lo proveniente de la región.

Los recursos naturales en el pueblo de Ucareo son muy abundantes y merecen atención. Si existieran mayores estudios etnobotánicos, de marcado, posibilidades de industrialización y conservación, etc., se aprovecharían muchos de estos recursos que se alcanzan hoy día de forma marginal. No se debe menospreciar el potencial de las tierras ucarenses, cuyos productos tienen lo suficiente y más para satisfacer las demandas de mercados modernos y exigentes.