A mediodía, cuando el pueblo se liquidaba a los rayos del sol, como si sus casas fueran de manteca, oficiaba frente al fogón,                                                       trasegando de las ollas a las cazuelas, la carne, las verduras…

Las toritillas, al contacto de las brasas,                              tomaban color de oro vivo…

José Rubén Romero